El fin del credencialismo: ¿morirá la Universidad tal y como la conocemos?

Echando la vista atrás y analizando toda la línea de tiempo sobre la que han ido aconteciendo los grandes cambios tecnológicos de los últimos 40 años, cabe hacerse muchas preguntas sobre la situación –presente y futura– de la educación superior. ¿Morirá la Universidad tradicional tal y como la conocemos? ¿Somos conscientes de lo mucho que “los caprichos de la industria” determinarán el futuro de las universidades? ¿Estamos preparados para la muerte de la Universidad como institución tradicional y, sobre todo, está el mundo preparado para las nuevas credenciales alternativas?

En el artículo The Jig is Up, David Wiley evidencia todo esto que parece que todavía no queremos ver: estamos asistiendo al fin del credencialismo (o “de la tiranía del grado” tal y cómo Wiley lo escribe en su publicación).

Si bien es verdad que “de momento, para conseguir un trabajo un estudiante necesita un título” (1), esto es algo que parece tener fecha de caducidad, al menos como lo concebíamos hasta ahora.

El título del artículo de Wiley es una expresión anglosajona que quiere decir algo así como: “fin de tu juego, he descubierto el truco” (2). Es decir, que el juego se ha acabado porque se ha descubierto la trampa; que en la metáfora Wiley no se refiere a otra cosa que a la obsolescencia del modelo tradicional en educación superior, evidenciado por la creciente importancia de las credenciales alternativas que forzarán un cambio necesario en las instituciones de educación universitaria tradicionales. Y, casi con toda seguridad, todas aquellas que no se suban al carro del cambio quedarán obsoletas y perderán su valor y prestigio.

Pero sigamos por el principio. ¿Por qué estamos leyendo este artículo (The Jig is Up), quién es su autor y por qué es tan relevante?

 

David Wiley es “miembro de Creative Commons y académico en la Brigham Young University, donde dirige el Grupo de Educación Abierta”. Además es el director de Lumen Learning, “una organización que se dedica a la renovación pedagógica a través de la promoción de los recursos educativos abiertos” (3).

El objetivo de Lumen Learning es promover el modelo de contenidos en abierto en el aprendizaje durante la educación superior, haciendo la educación y el acceso más asequibles a partir de costes casi cero, así como fomentar el éxito estudiantil a partir de la potenciación de los contenidos de calidad. Según la filosofía de Lumen Learning y del propio Wiley, las instituciones tradicionales pueden reducir sus costes exponencialmente y fortalecer los procesos de aprendizaje adheriéndose a iniciativas que defiendan los open content (contenidos en abierto).

En el artículo The Jig is Up, Wiley lanza algunas predicciones sobre el futuro de la educación superior ante la creciente importancia de los credenciales alternativos, que seguro obligarán a cambiar el modelo de gestión del conocimiento en la Universidad: “cuando las grandes empresas acepten esos credenciales se creará un mercado para proveedores adicionales, lo que a su vez provocará un incremento de emprendedores en ese campo que traerán consigo innovación” (4).

La aceptación masiva de las credenciales alternativas supondrá una disminución significativa de las matrículas en las universidades tradicionales o en los grados universitarios. Tal y cómo se pregunta el autor en el artículo… ¿por qué embaucarse en una carrera universitaria de 4 años cuando puedo obtener el mismo conocimiento en 18 meses en un curso más específico?

Coincido con el autor en que las universidades deberán adaptarse y cambiar su fórmula para atraer al público. Si el credencialismo muere, todas las universidades que no se adapten firmarán también su sentencia de muerte. En este punto cabe mencionar una idea que comentaba Jesús Martín Barbero (recogida en el blog hipermediaciones.com de Carlos A. Escolari) donde decía textualmente: “el sistema educativo que conocemos va a morir. Hay que darle una muerte digna”. Y, como apuntaba Escolari en referencia a esta postura anti-institucional que dejaba entreverse en el discurso de Martín Barbero: “cambiar una institución nacida hace un milenio es muy difícil, de ahí la necesidad de ‘tensionar las líneas de investigación’ desde fuera de la universidad”.

Las Universidades que se decidan a cambiar y modernizarse seguirán siendo instituciones prestigiosas que tal vez intenten enfocarse más en su papel de otorgador de méritos y puedan dejar atrás el juego de “obstáculos” en el que se han convertido en los últimos tiempos. Deberán preguntarse dónde se genera y se gestiona el conocimiento, y tendrán que “renovarse o morirán”.

Wiley resalta que otros daños colaterales que sufrirá el sector de la enseñanza superior, como los materiales de aprendizaje o la venta de libros de texto (que ya está totalmente afectado), además de un descenso en la demanda de profesorado o el cambio inevitable que sufrirán los modelos de financiación educativa.

Según el autor, hay modelos que sí sobrevivirán a la tormenta, como por ejemplo la Universidad de Standford y el MITx.

¿Qué es MITx?

El MIT (Massachusetts Institute of Technology) lanzó en 2012 “una gama de cursos MITx de forma gratuita para una comunidad virtual de alumnos de todo el mundo” (5). El objetivo era ofrecer una experiencia de aprendizaje mejorada para el estudiante en el campus, ofreciéndole herramientas online a un precio casi cero. El autor Federico Pistono afirma que tras acudir a uno de aquellos experimentos de aprendizaje masivo online sobre Inteligencia Artificial y Aprendizaje Automático de Standford, uno de sus creadores, Sebastian Thrun, “estaba tan emocionado que decidió dejar su puesto de profesor en Stanford y dedicarse a enseñar a millones de personas gratis en todo el mundo”… Y creó Udacity.com, ¿te suena verdad? Se trata de una plataforma puntera que ofrece cursos masivos en abierto de forma gratuita.

Las Universidades que se muestren inteligentes y audaces lograrán sobrevivir a la vorágine de los cambios, cambios de los que ahora tan sólo alcanzamos a adivinar un pequeño porcentaje de lo que queda por llegar. Tendrán que pasar otros 20 años para saberlo.

Webgrafía:

(1) Entrevista a David Wiley en 2007: http://www.uoc.edu/portal/es/news/entrevistes/2007/wiley.html

(2) Wordreference: https://forum.wordreference.com/threads/the-gig-jig-is-up.2433895/

(3) Entrevista con David Wiley. Revista Interuniversitaria de Investigación en Tecnología Educativa (RIITE): revistas.um.es/riite/article/download/264071/195901

(4) Traducción libre a partir del artículo The Jig is Up, del 21 diciembre de 2011.

(5) Los robots robarán tu empleo pero está bien: cómo sobrevivir al colapso económico y ser feliz, Federico Pistono (Google Books, 05 Junio 2013).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *