Comunidades de Práctica y Aprendizaje conectado: Nuevas formas de gestión del conocimiento (Parte I)

Recientemente hemos estado haciendo un poco de recogida de información respecto a dos tendencias educativas emergentes que consideramos merecen una atención especial: las Comunidades de Práctica y el Aprendizaje conectado. A lo largo de éste y el siguiente artículo del blog, trataremos de analizar los principios y filosofía subyacente a cada una de ellas a través del estudio de dos casos reales. Recordemos que todos somos principiantes en este nuevo siglo, no podemos sino reinventar la educación porque muy poco de aquello que nos caracteriza como personas en el presente tiene que ver con lo que sucedía unas generaciones atrás.

En referencia a las Comunidades de Práctica hemos elegido el proyecto “Made by Creative Commons”, de CC (Creative Commons), una organización sin ánimo de lucro que aboga por las licencias abiertas sobre la propiedad intelectual. Y para hablar de Aprendizaje Conectado (2º artículo) echaremos un vistazo en detalle al caso del proyecto LRNG (https://www.lrng.org/)

Según Etienne Wenger –a quien se puede considerar como el que acuñó por primera vez el término “Comunidades de Práctica” en la década de los 90–, hay tres premisas sobre las que se sustentaría una experiencia de aprendizaje en torno a una Comunidad de Práctica: “el compromiso mutuo”, una “empresa conjunta” y “un repertorio compartido”. Para ejemplificar estos tres pilares de las Comunidades de Práctica, veamos cómo se manifiestan en el proyecto Made by Creative Commons:

El compromiso mutuo de la comunidad es la filosofía del CC, el sharing is caring o el I love to share, y en general el convencimiento de que las licencias clásicas que defienden la propiedad intelectual (Copyright) responden a modelos obsoletos y que debemos anticipar estrategias y prácticas que permitan a los artistas desarrollar su carrera de manera sostenible en los nuevos escenarios que plantea la era digital.

La empresa conjunta es en este caso la creación de un libro que recogerá todos los principios del proyecto para concienciar sobre los beneficios de los modelos de negocio abiertos que se basan en las licencias CC, tratando de responder a una de las grandes cuestiones que plantea la actual cultura digital: ¿cómo ganarán dinero los artistas con su obra si ponen a ésta bajo las licencias CC? Aunque cada miembro de la comunidad pueda aportar una visión o nuevos enfoques, el libro es la “fuente de coordinación y estímulo para la CP” (Sanz, 2005).

El repertorio compartido serán todos aquellos recursos, glosario, fórmulas de acción, maneras de comportarse, códigos compartidos, estrategias comunes y formas de expresión que la comunidad comparte y que forman parte de su práctica. Sería como el establecimiento de las reglas de juego para el entendimiento y la participación entre los miembros de la comunidad. En este caso, el mismo logo de CreativeCommons frente al del Copyright sería ya parte del repertorio compartido de partida.

cc-vs-copyright

Además, los recursos utilizados dentro de la estrategia de acción como Google+ community, Google doc or Medium, tendrán también su repertorio específico en cuanto a unas normas de actuación para la participación y el desarrollo del libro de forma colaborativa.

En la estrategia se elige el crownfunding como medio patrocinio y soporte a través de la campaña en Kickstarter, con la intención de difundir el vídeo e invitar a participar en la colaboración económica que sustentará el proyecto. Kickstarter es “un sitio web de micro-mecenazgo para proyectos creativos” (Wikipedia). En este link podemos comprobar que a día de hoy el libro ya se ha finalizado: Kickstarter Update. Y en este se puede descargar ya en varios formatos: CreativeCommons.org – Made with CC. La estrategia de crowdfunding permitió dividir en dos categorías de participación a los usuarios: editores y participantes.

Medium.com es un gestor de contenidos para escritores y lectores para los que, según su vídeo presentación, “lo que importa es la calidad de una idea y no la cualificación o los credenciales que tengan las personas”. CC utiliza esta plataforma para contar de forma pública el rol que juega la campaña para la creación del libro. Esta plataforma permite trabajar por tiempos y en abierto, facilitando la participación colaborativa de la Comunidad.

Google Docs fue la herramienta utilizada para la puesta en común de los contenidos del libro de forma colaborativa. Los “editores” podían valorar y contribuir directamente en este documento compartido para la elaboración conjunta del libro.

Desconozco si ellos (editores y participantes) se comunicaban de alguna otra forma o se organizaban las tareas en algún otro sitio web o plataforma. A priori se nos ocurre plantear como posible estrategia complementaria para el caso que hemos visto la creación de una comunidad en Slack que pudiera haber dividido el trabajo y los contenidos del libro por áreas o grupos de expertos en diferentes materias. Desconozco si esto sucedió de manera privada o en alguna otra aplicación como WhatsApp o Gmail.

slack-learning-communities

Para la propuesta de organización de una comunidad en Slack, hay un administrador, algo que tal vez ya es algo contrario a lo que se espera de una Comunidad de práctica. Sin embargo éste puede adoptar un papel de “moderador”, de “animador”, y “no de líder” (Sanz, 2005). El aprendizaje colaborativo entre pares “es inherente a las comunidades de práctica” , y Slack es una aplicación facilitadora de procesos de aprendizaje entre pares. Pongamos por ejemplo que queremos que nuestros alumnos creen un fanzine digital en nuestra clase, a través de un blog que elaboran en común. A través de Slack podríamos organizar por grupos las secciones del fanzine, o incluso por tipo de contenidos: que unos se encargasen de buscar fotógrafos, otros escritores y textos, otros pintura y otros videoarte. Slack permite organizar la Comunidad en pequeños departamentos independientes que a la vez pueden estar como canales abiertos y ser visualizados por el resto. Lograríamos despertar el sentido de pertenencia a un grupo o comunidad con un compromiso mutuo (engagement), una empresa común (tarea compartida basada en la participación) y un repertorio común (las reglas para el buen uso de Slack de forma síncrona y asíncrona para lograr crear vínculos significativos dentro de la Comunidad).

Según Etienne Wenger, “el gran problema del siglo 21 es la crisis de identidad”. La necesidad de ser alguien se nos ha inculcado de tal manera que si no logramos visualizar claramente “qué alguien somos” nos perdemos en y no sabemos hacia dónde dirigirnos. Necesitamos dotar de significado nuestra existencia, desde jóvenes y también cuando somos adultos. Y esto plantea un problema directo cuando analizamos la relación profesor-alumno: ¿estamos de verdad dotando de significado la experiencia de aprendizaje que proponemos? ¿estoy como profesor fomentando que la persona se construya a sí misma y pueda construir a su alrededor un entorno de aprendizaje con sentido en su vida real? Y sobre todo, “¿cómo vamos a utilizar las tecnologías emergentes para favorecer este tipo de aprendizaje basado en el interés auténtico por aprender?”. Ésta y otras cuestiones las plantea Etienne Wenger en estas conferencias, dejamos los enlace directos más abajo en Webgrafía.

Julia Morer
Twitter: @iLukai

 

Webgrafía:

Etienne Wenger. Introducción a las comunidades de práctica: teoría y aplicaciones (En español)

Dr Etienne Wenger: Learning in landscapes of practice

Comunidades de Práctica (Wikipedia)

Comunidades de práctica virtuales: acceso y uso de contenidos (Sandra Sanz, 2005)

Domínguez Figaredo, D. (2016). Comunidad de práctica: ‘Made with Creative Commons’. Master en Educación y Comunicación La Red, Asignatura Gestión del conocimiento en la red, UNED, materiales de la asignatura

Daele, Amaury & al. (2007). Managing Knowledge within Communities of Practice: Analysing Needs and Developing Services. eLearning Papers, no. 5. ISSN 1887-1542.