Aprendizaje Conectado y nuevas formas de Gestión del Conocimiento (Parte II)

Ecosistema-de-aprendizaje

Según Etienne Wenger, el verdadero valor de las comunidades de práctica se alcanza cuando se logra “el interés auténtico” de una persona por aprender sobre ese tema. Ahí reside el auténtico valor de la comunidad, en crear un vínculo verdadero con aquello que se está aprendiendo. Y ese valor educativo “reside en la práctica” (LRNG, Connected Learning).

El aprendizaje conectado no es sólo una tendencia educativa, si no algo que ya se está produciendo y que cambia con celeridad. Es una manera de aceptar que las formas de aprendizaje han cambiado. Según Domínguez Figaredo (2016), a esta aceptación se llega a partir de tres hallazgos fundamentales:

• La evidente desconexión que hay entre el mundo académico y el mundo personal.
• La importancia de las relaciones entre iguales en contextos de aprendizaje social y la cultura digital compartida.
• La necesidad de crear espacios nuevos capaces de agrupar el aprendizaje formal y el que sucede en contextos no-formales.

Como veremos más adelante en el caso de análisis elegido (LRNG), el aprendizaje conectado aprovecha las oportunidades que nos brinda la tecnología digital emergente, conectando las inquietudes personales con el mundo académico, todo ello desarrollado en un contexto de aprendizaje entre pares que ayuda a la colaboración entre iguales y con expertos, a través del intercambio y la interacción. Las iniciativas que defienden el aprendizaje conectado consideran que los enfoques tradicionales son limitados porque no tienen en cuenta las actividades cotidianas de los estudiantes, manteniendo alejados los mundos académico y personal.

La manera en que se está desarrollando actualmente el aprendizaje conectado es siguiendo un enfoque centrado en la producción y la práctica, aprovechando las tecnologías y las redes digitales. Un ejemplo, como decíamos, lo encontramos en el proyecto LRNG. Esta plataforma fue creada por la Fundación MacArthur y una red de ayuntamientos americanos interesados en el proyecto. Esta iniciativa tiene un objetivo claro:

“reducir la brecha de oportunidades de la ciudadanía mediante la transformación de las formas que tienen los jóvenes de acceder a nuevas experiencias de aprendizaje y de organizar sus conocimientos a través de diferentes vías con el fin de acceder al mercado laboral o a nuevas experiencias de aprendizaje.” (Domínguez Figaredo, 2016)

El proyecto combina los espacios e iniciativas socio-educativas de las ciudades (nivel local) y las conecta con experiencias de aprendizaje a través de su plataforma digital creando una red de recursos y oportunidades a nivel mundial, permitiendo “construir un ecosistema de aprendizaje que combina los espacios de dentro y fuera de la escuela” (Domínguez Figaredo, 2016). Hay tres pilares fundamentales en la estructura de este proyecto:

1. Itinerarios de aprendizaje (Learning pathways) en LRNG

Los itinerarios de aprendizaje son los diferentes recorridos que puede elegir un estudiante para alcanzar los objetivos de una formación específica. A través de la plataforma, los jóvenes pueden buscar programas de formación online con los que puedan satisfacer sus intereses personales y conjugar así el mundo personal con el académico, además de ganar experiencia en campos de interés y contribuir con investigaciones reales al desarrollo de la comunidad a nivel local. Estos “caminos de aprendizaje” conectarán el aprendizaje del estudiante con las situaciones reales que vive cada día, convirtiendo su experiencia en un proceso de participación significativa.

2. Listas de actividades de aprendizaje (o Learning playlist) en LRNG

El sistema de listas de reproducción que utiliza LRNG es una forma moderna de recopilar experiencias de aprendizaje conectado y recursos educativos como vídeos, webs, blogs, libros, juegos, artículos, etc.). De esta manera cada lista de reproducción es una secuencia de experiencias interconectadas sobre un tema en común. Su papel es el de conectar las experiencias locales formando una red a nivel mundial, de manera que se facilita el acceso a otros estudiantes para la búsqueda de temas de interés y materias de estudio que sean atractivas para ellos. Funcionan como las listas de reproducción que podemos crear en Youtube o Spotify, por ejemplo.

chicago_playlist_LRNG
Fuente: https://chicagocityoflearning.org/playlists
3. Badges o sistema Insignias y/o certificados.

LRNG utiliza los Badges o insignias para reconocer los méritos y representar las credenciales de sus estudiantes, permitiendo así que sus certificados tengan un reconocimiento a nivel mundial representados a través de los open badges. Los compañeros de #OpenMadrid explican muy bien qué son estos Open Badges en su blog. Se trata de la representación de un logro o de una habilidad a través de iconos que siguen unos criterios de otorgación entre agentes y dentro de estructuras de aprendizaje entre iguales. Es decir, son formas estandarizadas de reconocimiento público que podemos ver en algunas plataformas y que sirven para acreditar habilidades en perfiles profesionales. El buscador Mozilla ha creado una iniciativa que permite homogeneizar los sistemas de reconocimiento fundamentalmente en el ámbito educativo: Open Badges. Cualquier entidad puede ofrecer certificados a través de los badges, pudiendo ser incluidos en currículos, páginas web, perfiles públicos, webs de empleo, etc.)

openbadges_anatomy
Fuente: Digital Literacies, Learning Pathways & Open Badges de Doug Belshaw

Imaginemos un caso práctico en nuestra propia experiencia

¿Recordáis el curso que lanzábamos el año pasado? Podéis verlo aquí de nuevo: Cómo ser un estudiante 2.0.
Pues bien, retomemos la estructura de ese curso para ejemplificar una lista de actividades que recogería aquel programa educativo. Recordemos la lista de actividades que proponíamos para vertebrar nuestro programa del curso celebrado en el verano de 2016:

contenidos-alumno-2.0
Fuente: http://laisladelespanol.com/como-ser-un-estudiante-2-0/

Según estos contenidos, podrían proponerse varios itinerarios diferentes que permitieran alcanzar los logros de aprendizaje prescritos en los objetivos generales del curso. De manera que se plantearían las mismas actividades pero sería el propio alumno el que eligiera la trayectoria o secuencia de dichas actividades, que no tiene porqué seguir un orden lineal, si no que idealmente se pueda hacer de manera customizada, eligiendo el alumno su propio camino de aprendizaje. Sugerimos dos rutas, pero estas podrían modificarse:

Itinerario 1: del diseño de un PLE al desarrollo de los elementos que lo componen. En este primer caso, la propuesta sería diseñar un PLE (Entorno Personal de Aprendizaje) que creas que pueda ayudarte en tu experiencia, y hacer una búsqueda de posibles fuentes, webs, recursos, blogs, artículos, referentes o personas influyentes que puedan ayudar en tu proceso de aprendizaje de segundas lenguas. A partir de la recogida de información y el diseño de tu entorno de aprendizaje, después crea un blog, participa en alguna comunidad que sea de tu interés y empieza a crear tu propio contenido.

Itinerario 2: de la recopilación de elementos con los que solemos trabajar, a la composición de un PLE. El segundo itinerario sería el opuesto. ¿Ya tienes un blog? ¿Ya tienes un repositorio de contenidos que frecuentes en tus prácticas de aprendizaje? ¿Ya cuentas con unos marcadores organizados por categorías para clasificar tus fuentes de información? Ponlo todo junto y trata de crear tu propio entorno de aprendizaje para terminar dibujando el PLE que te ayudará en tu práctica.

Estos itinerarios suponen también un método de pre-evaluación para el tutor del curso, pues ayudará a detectar qué experiencia previa tienen los alumnos respecto a habilidades y comportamientos en red o prácticas en internet.

Para certificar las competencias adquiridas durante este curso, podríamos categorizar una serie de badges en función de qué logros se consigan a lo largo de la formación:

COMUNICACIÓN Y COLABORACIÓN: tengo una actitud intercultural y creativa para producir contenidos en la Red.
Soy capaz de comunicarme y expresarme a través de los medios digitales en el idioma que estoy estudiando como segunda lengua, así como adaptarme y participar de manera significativa en la comunidad digital. Además, sé construir una red de personas relevantes a mi alrededor, expertos personas que comparten mis inquietudes.

GESTIÓN DE LA INFORMACIÓN: tengo actitud crítica y autonomía para desenvolverme en la Red.
Soy capaz de discriminar fuentes de información fiables, localizar recursos y organizarlos de manera que sean accesibles para analizarlo y utilizarlos con frecuencia. Puedo diseñar mi propia estrategia de comunicación a partir de la información de la que dispongo. Soy consciente del complejo sistema de información que nos rodea pero me siento seguro a la hora de determinar mis fuentes y recursos educativos.

APRENDIZAJE Y RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS: tengo autonomía para afrontar actividades problematizadoras planteadas la Comunidad.
Soy capaz de conectar conocimientos de forma productiva para desarrollar estructuras de aprendizaje a mi alrededor que contribuyan al conocimiento colectivo.

PARTICIPACIÓN SIGNIFICATIVA: tengo una actitud responsable y crítica a la hora de elegir mi estrategia de participación.
Soy capaz de desarrollar mi identidad digital en contextos de aprendizaje de segundas lenguas, así como contribuir a proyectos de valor social integrando los objetivos académicos con las causas sociales que me resultan interesantes.

Para el diseño de estos badges nos hemos basado en el Mapping Digital Competence: Towards a Conceptual Understanding de Kirsti Ala-Mutka, traducido por David Alvarez en http://e-aprendizaje.es/

Seguiremos con más aproximaciones teóricas a las nuevas formas de Gestión del Conocimiento en la Red en contextos educativos.

En un ecosistema nadie camina sólo, todos los elementos están interconectados, los unos dependen de los otros. El aprendizaje, como un ecosistema, es un organismo vivo.

Julia Morer
Twitter: @iLukai

 

Webgrafía:

Blog David Álvarez

Blog The Unquiet Librarian

http://www.ala.org/transforminglibraries/future/trends/connectedlearning

Connie Yowell, Director of Education at The MacArthur Foundation.

Domínguez Figaredo, D. (2016). Aprendizaje conectado: LRNG. Master en Educación y Comunicación La Red, Asignatura Gestión del conocimiento en la red, UNED, materiales de la asignatura.

 

Otras referencias: 

Proyecto LRNG:
http://about.lrng.org/
https://vimeo.com/140981921
https://vimeo.com/141008363

Ejemplo de proyectos de aprendizaje abierto y no-formal
https://hivelearningnetworks.org/

Digital Literacies, Learning Pathways & Open Badges de Doug Belshaw

Mozilla Open Badges

Comunidades de Práctica y Aprendizaje conectado: Nuevas formas de gestión del conocimiento (Parte I)

Recientemente hemos estado haciendo un poco de recogida de información respecto a dos tendencias educativas emergentes que consideramos merecen una atención especial: las Comunidades de Práctica y el Aprendizaje conectado. A lo largo de éste y el siguiente artículo del blog, trataremos de analizar los principios y filosofía subyacente a cada una de ellas a través del estudio de dos casos reales. Recordemos que todos somos principiantes en este nuevo siglo, no podemos sino reinventar la educación porque muy poco de aquello que nos caracteriza como personas en el presente tiene que ver con lo que sucedía unas generaciones atrás.

En referencia a las Comunidades de Práctica hemos elegido el proyecto “Made by Creative Commons”, de CC (Creative Commons), una organización sin ánimo de lucro que aboga por las licencias abiertas sobre la propiedad intelectual. Y para hablar de Aprendizaje Conectado (2º artículo) echaremos un vistazo en detalle al caso del proyecto LRNG (https://www.lrng.org/)

Según Etienne Wenger –a quien se puede considerar como el que acuñó por primera vez el término “Comunidades de Práctica” en la década de los 90–, hay tres premisas sobre las que se sustentaría una experiencia de aprendizaje en torno a una Comunidad de Práctica: “el compromiso mutuo”, una “empresa conjunta” y “un repertorio compartido”. Para ejemplificar estos tres pilares de las Comunidades de Práctica, veamos cómo se manifiestan en el proyecto Made by Creative Commons:

El compromiso mutuo de la comunidad es la filosofía del CC, el sharing is caring o el I love to share, y en general el convencimiento de que las licencias clásicas que defienden la propiedad intelectual (Copyright) responden a modelos obsoletos y que debemos anticipar estrategias y prácticas que permitan a los artistas desarrollar su carrera de manera sostenible en los nuevos escenarios que plantea la era digital.

La empresa conjunta es en este caso la creación de un libro que recogerá todos los principios del proyecto para concienciar sobre los beneficios de los modelos de negocio abiertos que se basan en las licencias CC, tratando de responder a una de las grandes cuestiones que plantea la actual cultura digital: ¿cómo ganarán dinero los artistas con su obra si ponen a ésta bajo las licencias CC? Aunque cada miembro de la comunidad pueda aportar una visión o nuevos enfoques, el libro es la “fuente de coordinación y estímulo para la CP” (Sanz, 2005).

El repertorio compartido serán todos aquellos recursos, glosario, fórmulas de acción, maneras de comportarse, códigos compartidos, estrategias comunes y formas de expresión que la comunidad comparte y que forman parte de su práctica. Sería como el establecimiento de las reglas de juego para el entendimiento y la participación entre los miembros de la comunidad. En este caso, el mismo logo de CreativeCommons frente al del Copyright sería ya parte del repertorio compartido de partida.

cc-vs-copyright

Además, los recursos utilizados dentro de la estrategia de acción como Google+ community, Google doc or Medium, tendrán también su repertorio específico en cuanto a unas normas de actuación para la participación y el desarrollo del libro de forma colaborativa.

En la estrategia se elige el crownfunding como medio patrocinio y soporte a través de la campaña en Kickstarter, con la intención de difundir el vídeo e invitar a participar en la colaboración económica que sustentará el proyecto. Kickstarter es “un sitio web de micro-mecenazgo para proyectos creativos” (Wikipedia). En este link podemos comprobar que a día de hoy el libro ya se ha finalizado: Kickstarter Update. Y en este se puede descargar ya en varios formatos: CreativeCommons.org – Made with CC. La estrategia de crowdfunding permitió dividir en dos categorías de participación a los usuarios: editores y participantes.

Medium.com es un gestor de contenidos para escritores y lectores para los que, según su vídeo presentación, “lo que importa es la calidad de una idea y no la cualificación o los credenciales que tengan las personas”. CC utiliza esta plataforma para contar de forma pública el rol que juega la campaña para la creación del libro. Esta plataforma permite trabajar por tiempos y en abierto, facilitando la participación colaborativa de la Comunidad.

Google Docs fue la herramienta utilizada para la puesta en común de los contenidos del libro de forma colaborativa. Los “editores” podían valorar y contribuir directamente en este documento compartido para la elaboración conjunta del libro.

Desconozco si ellos (editores y participantes) se comunicaban de alguna otra forma o se organizaban las tareas en algún otro sitio web o plataforma. A priori se nos ocurre plantear como posible estrategia complementaria para el caso que hemos visto la creación de una comunidad en Slack que pudiera haber dividido el trabajo y los contenidos del libro por áreas o grupos de expertos en diferentes materias. Desconozco si esto sucedió de manera privada o en alguna otra aplicación como WhatsApp o Gmail.

slack-learning-communities

Para la propuesta de organización de una comunidad en Slack, hay un administrador, algo que tal vez ya es algo contrario a lo que se espera de una Comunidad de práctica. Sin embargo éste puede adoptar un papel de “moderador”, de “animador”, y “no de líder” (Sanz, 2005). El aprendizaje colaborativo entre pares “es inherente a las comunidades de práctica” , y Slack es una aplicación facilitadora de procesos de aprendizaje entre pares. Pongamos por ejemplo que queremos que nuestros alumnos creen un fanzine digital en nuestra clase, a través de un blog que elaboran en común. A través de Slack podríamos organizar por grupos las secciones del fanzine, o incluso por tipo de contenidos: que unos se encargasen de buscar fotógrafos, otros escritores y textos, otros pintura y otros videoarte. Slack permite organizar la Comunidad en pequeños departamentos independientes que a la vez pueden estar como canales abiertos y ser visualizados por el resto. Lograríamos despertar el sentido de pertenencia a un grupo o comunidad con un compromiso mutuo (engagement), una empresa común (tarea compartida basada en la participación) y un repertorio común (las reglas para el buen uso de Slack de forma síncrona y asíncrona para lograr crear vínculos significativos dentro de la Comunidad).

Según Etienne Wenger, “el gran problema del siglo 21 es la crisis de identidad”. La necesidad de ser alguien se nos ha inculcado de tal manera que si no logramos visualizar claramente “qué alguien somos” nos perdemos en y no sabemos hacia dónde dirigirnos. Necesitamos dotar de significado nuestra existencia, desde jóvenes y también cuando somos adultos. Y esto plantea un problema directo cuando analizamos la relación profesor-alumno: ¿estamos de verdad dotando de significado la experiencia de aprendizaje que proponemos? ¿estoy como profesor fomentando que la persona se construya a sí misma y pueda construir a su alrededor un entorno de aprendizaje con sentido en su vida real? Y sobre todo, “¿cómo vamos a utilizar las tecnologías emergentes para favorecer este tipo de aprendizaje basado en el interés auténtico por aprender?”. Ésta y otras cuestiones las plantea Etienne Wenger en estas conferencias, dejamos los enlace directos más abajo en Webgrafía.

Julia Morer
Twitter: @iLukai

 

Webgrafía:

Etienne Wenger. Introducción a las comunidades de práctica: teoría y aplicaciones (En español)

Dr Etienne Wenger: Learning in landscapes of practice

Comunidades de Práctica (Wikipedia)

Comunidades de práctica virtuales: acceso y uso de contenidos (Sandra Sanz, 2005)

Domínguez Figaredo, D. (2016). Comunidad de práctica: ‘Made with Creative Commons’. Master en Educación y Comunicación La Red, Asignatura Gestión del conocimiento en la red, UNED, materiales de la asignatura

Daele, Amaury & al. (2007). Managing Knowledge within Communities of Practice: Analysing Needs and Developing Services. eLearning Papers, no. 5. ISSN 1887-1542.